Odontopediatria

Odontopediatría en Madrid / Odontólogo infantil.

Tu dentista para niños en Madrid.

La finalidad de la odontopediatría es realizar un diagnóstico precoz de las enfermedades bucales más frecuentes en los niños, como son la caries dental, las enfermedades de las encías y tratamientos de los malos hábitos bucales.

El propósito del tratamiento es restaurar en lo posible, los dientes dañados por caries y/o traumatismos, corregir aquellas alteraciones derivadas de una mala relación dentaria que requieran ser tratadas a edad temprana y establecer un programa de revisiones que mejoren la salud bucal futura.

Queremos que los niños crezcan sanos y sin ansiedad dental, por ello, nuestro equipo especializado de odontopediatría se basa en la prevención, técnicas de refuerzo positivo y manejo de la conducta infantil para realizar el tratamiento.

No te quedes con dudas y solicita una consulta en nuestra clínica sin ningún compromiso.

Recomendaciones para los padres

Si es la primera vez que visita el odontopediatra con el niño, es recomendable leer estos consejos para facilitar la 1ª visita:

La actitud de los padres y su colaboración, así como la del niño, son de suma importancia para conseguir el éxito del tratamiento odontopediátrico.

Los padres deben explicar al niño que el dentista va a ver su boca, le va a contar los dientes que tiene y va a hablar con ellos.

Conviene obviar palabras como dolor, daño, sangre, pinchazo etc. y no hacer comentarios del tipo “no te va a doler” que hacen al niño ponerse a la defensiva.

Si el niño ha sido colaborador es aconsejable reforzar su buen comportamiento con elogios y algún premio. Y hacerle comentarios positivos sobre el odontólogo, sobre la consulta o sobre los demás niños que esperaban en la consulta.

Es positivo explicarle lo bueno que es haber ido a la consulta para que sus dientes estén siempre sanos y aprovechar para iniciarle en los hábitos de higiene dental.

Nunca se debe amenazar al niño con llevarlo al dentista o al médico si se porta mal ya que asociará a estos profesionales con algo malo o como un castigo.


Preguntas Frecuentes

La primera visita al dentista debe hacerse entre 1 y 3 años de edad. Los padres no deben esperar a detectar alguna alteración o a que el niño tenga dolor, ya que en esta visita el odontólogo no sólo tratará de modo precoz cualquier alteración sino que se le explicará a los padres los hábitos alimenticios saludables, pautas de higiene y prevención. Además, es positiva una primera visita donde al niño no se le practique ningún tratamiento, ya que ayuda a que este inicie una relación cordial y confiada con el profesional y en general con el cuidado de sus dientes.

A partir de los 3 años son recomendables realizar revisiones cada 6 meses.

Incluso antes de que salga el primer diente es conveniente pasar una gasa húmeda frotando las encías después de cada toma. partir de los 2 años se debe introducir el cepillo de dientes de cabezal pequeño y cerdas suaves. No se recomienda la utilización de pasta dentífrica hasta los 3 años.

Los padres tienen que ir enseñándoles y entrenando a los pequeños para que vayan adquiriendo destreza manual y siempre deben supervisar el cepillado.

La caries de la primera infancia o “Caries del Biberón” puede producirse desde el mismo instante en que aparecen los primeros dientes en la boca del niño. Pero, el factor tiempo también tiene un papel importante. Cuanto más se tarde en iniciar la higiene dental, más probabilidades tendrá el niño de presentar caries. La fluorización, bajo control del odontopediatra, es un método muy eficaz de prevención de la caries ya que remineraliza el esmalte de los dientes y los protege frente a agresiones externas. La colocación de selladores en las muelas definitivas cuando salgan reduce el riesgo de padecer caries ya que se reduce la profundidad de los surcos de las muelas.

Es necesario recordar que la caries es fundamentalmente una enfermedad infecciosa, y por tanto un foco de infección que debemos combatir cuanto antes, sea cual sea el diente y la edad a la que se presente la enfermedad. Además, el niño necesita una boca sana para facilitar su alimentación y por consiguiente su desarrollo y crecimiento adecuado, de ahí la importancia del cuidado y reparación de un diente de leche.

A todo ello hay que añadir que debajo de todos y cada uno de los dientes de leche hay un diente permanente preparado para formarse y salir a la edad que corresponda, por lo que cualquier infección o flemón que se produzca en la zona, puede afectar al diente permanente en formación, que precisa que el diente de leche esté sano y permanezca en su lugar hasta el momento del recambio ya que “su sitio“ es guardado perfectamente por el diente de leche.

Cualquier tipo de traumatismo, ya sea en dentición temporal o permanente, puede conllevar secuelas importantes. Hay que intentar conseguir el diente o fragmento fracturado, almacenarlo en leche, solución fisiológica o en su defecto saliva.

En caso de que el diente se salga completamente, reposicionar el diente en su lugar, morder un pañuelo o gasa para mantener el diente en su posición y acudir al odontólogo cuanto antes.


A continuación te ofrecemos enlaces a varios sitios web en las que podrás encontrar toda la información que quieras sobre odontopediatría.